Errepublika Plaza.


 
 

 

 

ITINERARIO POR EL PORTUGALETE DE LA SEGUNDA REPÚBLICA Y LA GUERRA CIVIL.

 

Publicado el por haitzgorri.

Aurreko asteburuan Lehen errepublikarren urteurrena  (Otsailaren 11a, 146 urte) ospatu dugu, Lehen Errepublika omenduz, bigarrena oroituz, hirugarren Errepublikara abiatzen. Horretarako  oso ibilbide ederra egin dugu Portugaletetik OROITUZ eta Jose Manuel López-i esker. Hurrengo lerroetan ibilbidearen testua duzue (Jose Manuel Lopez) eta argazkiak (Casimiro Castaño).

Hemos celebrado el 146 aniversario de la primera republica con un paseo por el Portugalete de la segunda República y con la esperanza de ir haciendo el camino hacia la TERCERA.  

 

ITINERARIO POR EL PORTUGALETE DE LA SEGUNDA REPÚBLICA Y LA GUERRA CIVIL.

Se trata de una mera selección, que pretende ser representativa, de “lugares de la memoria” situados en la zona de la villa más interesante desde el punto de vista histórico-artístico. Las fuentes principales del itinerario son el libro del investigador Tasio Munárriz, República y guerra en Portugalete (2012), y el informe Senderos de la memoria: relación de espacios vinculados a la memoria de la Guerra Civil (2015), elaborado por el Grupo de Investigación Biography & Parliament.

Parada 1: Ayuntamiento (plaza del Solar, 1)

El 14 de abril de 1931, un gran gentío ocupó la plaza para presenciar la proclamación de la segunda República en el ayuntamiento. A las siete de la tarde, los concejales elegidos en las municipales dos días antes, se personaron en la casa consistorial para pedirle al alcalde que les entregara el poder. El alcalde accedió y fue sustituido por Federico Sánchez-Vallejo Ucín (quien regentaba el Bar La Unión en la misma plaza y pertenecía al Partido Republicano Radical Socialista).

A continuación se cubrió con la bandera local el retrato de Alfonso XIII que presidía el salón de sesiones y se abrieron las puertas de este, que se llenó de público. Hablaron Sánchez-Vallejo y Cándido Busteros (dirigente local del Partido Socialista Obrero Español), ofreciéndose al pueblo y pidiéndole colaboración. Se izaron las banderas de la República, la Casa del Pueblo y Acción Nacionalista Vasca en el balcón central del ayuntamiento. La gente, puesta de pie y acompañada por la banda municipal, cantó “La Marsellesa”, “La Internacional” y el “Gernikako Arbola”. Se guardaron dos minutos de silencio en memoria de los capitanes Galán y García Hernández (ejecutados en 1930 por sublevarse contra la monarquía) y se levantó la sesión. El día siguiente se declaró festivo y, entre otros actos, hubo romería en esta plaza, que pronto se llamaría de la República.

Parada 2: Círculo Monárquico (Santa María, 1)

Agrupaba a los defensores del régimen heredero de Isabel II, quienes militaron en Unión Nacional durante la dictadura de Primo de Rivera, y en Renovación Española cuando la república. Es decir, representaba sobre todo a la clase dominante: la burguesía católica, españolista y golpista de 1874, 1923 y 1936. De hecho, tenía 109 afiliados en 1932, presididos por Julián Bayo Climent (librero y padre del alcalde franquista más duradero que hubo en Portugalete). Pese a tratarse de una minoría social, obtuvo cinco concejales (de 18) en las elecciones de 1931. La sede fue incautada en la guerra civil y pasó a manos del Partido Comunista de Euzkadi.

Parada 3: Casa del Pueblo (Santa María, 8)

Sede del PSOE y organizaciones afines, como las Juventudes Socialistas y la Unión General de Trabajadores. Durante la república tuvo entre 20 y 70 afiliados aproximadamente, cifra muy inferior a su fuerte implantación social y sus resultados electorales: seis concejales (de 18) en 1931. Aunque sus bases eran proletarias e izquierdistas y lucharían en la Revolución de octubre de 1934, la política del partido era esencialmente reformista; ejemplo de ello es su alianza electoral con los republicanos. En 1930 presidía el partido en la villa Cándido Busteros Orobengoa (un carpintero que fue alcalde en 1932-1934 y 1936).

 

Parada 4: Bar El Soviet (Santa María, 11)

Fue la sede del PCE hasta 1936, cuando este ocupó el local del Círculo Monárquico, en la misma calle. La mudanza denota la importancia que había cobrado durante la república dicho partido, una organización marxista minoritaria que creció amparada por el estalinismo, pero también gracias a la popularidad de la revolución soviética, la agudización de la lucha de clases y la entrega de su militancia: la tercera parte de los combatientes republicanos de la villa eran comunistas. Precisamente, el bar estuvo clausurado por la participación de su responsable en otro levantamiento de octubre: el de 1934, que centrará la siguiente parada.

Parada 5: Torre de Salazar (cantón Lope García Salazar, 1)

Hacia las doce de la noche del 6 de octubre de 1934, ocho revolucionarios intentaron asaltar la torre (entonces palacio) donde vivía Luis Salazar Zubía (ex presidente de la diputación vizcaína por el partido conservador). Como este no les abrió la puerta, echaron un balde de gasolina y quemaron la casa. Salazar se salvó, pero no la torre, donde ardieron un archivo y una biblioteca que, según algunos, eran muy valiosos. Este es el episodio más conocido de la revolución de octubre en el municipio, asociada como se ve a una carga de vandalismo e incultura que se ha transmitido hasta hace poco sin ninguna explicación contextual.

Políticamente, la torre de Salazar simbolizaba lo mismo que la de Sestao, derribada por el ayuntamiento republicano de dicho concejo en 1931: la opresión de una minoría explotadora sobre la mayoría explotada. A su vez, esa minoría era identificada por muchos con el fascismo y la Confederación Española de Derechas Autónomas, que acababa de entrar en el gobierno, amenazando con destruir los avances sociales logrados por la república. Menos sabido, en cambio, es que 159 portugalujos fueron procesados por participar en el levantamiento y que 64 de ellos fueron condenados a cadena perpetua, aunque luego les indultó el gobierno del Frente Popular. La mayoría eran obreros, y muchos siguieron combatiendo al fascismo en la guerra civil.

Parada 6: Refugio del túnel (Manuel Calvo, s/n)

Pese a que entonces solo tenía un ojo y una vía, el túnel abierto para el ferrocarril de Bilbao a Santurtzi entre las estaciones de Portugalete y Peñota fue el mayor refugio jarrillero de la guerra civil, ya que cabían en él 10000 personas (casi todos los habitantes de la villa en la época). Si bien estaba prohibido, había personas que cocinaban, comían, orinaban, defecaban y dormían en el túnel.

Parada 7: Agrupación Republicana (Manuel Calvo, 14)

Entre 1931 y 1937, la Agrupación Republicana de Portugalete perteneció primero al Partido Republicano Radical Socialista y después a Izquierda Republicana, ambas organizaciones representativas de la pequeña burguesía anticlerical y reformista. En las elecciones municipales de 1931, el PRRS obtuvo cuatro concejales (de 18). Uno de ellos fue Federico Sánchez-Vallejo, que sería el primer alcalde jarrillero del nuevo régimen, hasta 1932. Este último año, había 158 afiliados a la agrupación, que tenía aparte un Hogar de la Mujer Moderna, sin duda creado para alejar de la Iglesia al sexo femenino.

 

Casa de Conde Pelayo en el lateral del Ayuntamiento y en frente la sede de ANV.

 

Parada 8: Delegación de la Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi (María Díaz de Haro, 2)

Aquí estaba el Hotel Portugalete, donde residió la Delegación de la MGAE, creada en 1936 por el gobierno vasco. Dicha marina constaba de 50 pesqueros guipuzcoanos transformados en “buques de guerra”, que tenían su base en la villa; varios se distinguieron por su heroísmo en la batalla de Matxitxako (en la cual resultó mortalmente herido, por cierto, un arrantzale jarrillero de ANV). La delegación dirigía la vigilancia costera y la recogida de minas, servía de enlace con los bous de combate y atendía las instalaciones portuarias. El hotel se convirtió así en objetivo militar de la aviación franquista, que lo bombardeó con éxito. Tras la guerra, fue reconstruido por presos del ejército republicano.

 

 Parada 9: Zona devastada (Coscojales, 2)

Hablando de bombardeos, esta fue la zona más afectada por los que la aviación franquista efectuó sobre la villa. Entre ellos destacó por su intensidad el del 13 de junio de 1937, como reflejó Pedro Heredia en su canción “San Antonio 37” (arreglada para su estreno en el octogésimo aniversario del bombardeo, a instancias de Oroituz, la asociación memorialista de Portugalete). Hacia esa fecha, fueron alcanzados el Hotel Portugalete, el mercado y las casas de Carranza, Marta y Valle. Paradójicamente, la imagen de la virgen de la Guía se salvó porque el ayuntamiento, aplicando sus principios laicistas, la había retirado de su hornacina en el mercado. Solo las tres casas no fueron reconstruidas durante la posguerra: las de Carranza y Marta dieron paso respectivamente a los actuales números 5 y 7 de la plaza del Solar, y la de Valle fue derribada del todo para que Coscojales tuviese acceso en línea recta a María Díaz de Haro.

 

Parada 10: Batzoki (Casilda Iturrízar, 1)

Sede del Partido Nacionalista Vasco y filiales, como Emakume Abertzale Batza y Solidaridad de Trabajadores Vascos. La proyectó el arquitecto Juan María Uribe y se inauguró el 15 de septiembre de 1935, año en el cual tenía 300 afiliados el partido, que sin embargo no estuvo representado en el primer ayuntamiento republicano. El edificio se levantó en un año y costó 148144 pesetas, aportadas por los sectores clericales, derechistas y más o menos pudientes a los que representaba el PNV. De hecho, esta formación fue la única que pudo levantar una sede propia durante la república, época en la que presidió el partido un portugalujo, el capitalista Ramón Vicuña Epalza. Además, el batzoki es un ejemplo destacado del estilo racionalista en la arquitectura vasca.

 

Parada 11: Puente Vizcaya (muelle Churruca, s/n)

La noche del 16 de junio de 1937 se produjo la destrucción más emblemática de la guerra civil en Portugalete: la voladura del Puente Vizcaya. Con el ejército franquista a las puertas de Bilbao, el gobierno vasco ordenó que se destruyeran todos los puentes que cruzaban la Ría para retrasar el paso de los fascistas por ella y así dar tiempo a la evacuación de los civiles. De hecho, el transbordador fue el primero en caer, por obra de los artilleros de la Escuela Militar de Euzkadi. Solo quedaron en pie las dos torres que hay en cada margen, de modo que estas son los únicos elementos originales que conserva el puente actualmente. La infraestructura fue reconstruida en la posguerra.

 

Parada 12: Hospital Gandarias (María Díaz de Haro, 60, 62, 64, 66)

Aquí se ubicaba la casa de Gandarias, incautada al famoso capitalista de este apellido y transformada en hospital militar durante la guerra civil. Concretamente, el gobierno vasco lo calificó como hospital de convalecencia, de manera que sirvió para atender en la retaguardia a los heridos en el frente o en los bombardeos sobre la población civil. Era un edificio monumental de estilo segundo imperio, con una sala de curas y otra de operaciones, una dependencia privada para la administración y una cocina, además de amplios miradores al Abra. Este “lugar de la memoria” final sirve tanto para recordar a quienes murieron en él como a los que salvaron muchas vidas ejerciendo labores sanitarias.

 

 

 

José Manuel López Díez, febrero de 2019.

 

OTROS ITINERARIOS: pincha aquí.

 

 

Haga doble click sobre la fotografía para verla mayor.

                         

 

                         

 

                         

 

                   

 

                   

 

                   

 

   Archivos: