REPÚBLICA - ERREPUBLIKA

Contact information of the website info@errepublika.org

                                                                                

   VALLE DE LOS CAÍDOS

REPÚBLICA - VALLE DE LOS CAÍDOS FRANCO PROFANÓ SÓLO FOSAS REPUBLICANAS

El dictador autorizó profanar las fosas comunes para llenar su mausoleo

Franco trasladó al Valle de los Caídos restos de republicanos pese a la oposición de sus familias

FUENTE : V.V.

Francisco Franco no escatimó en gastos para construir su mausoleo personal y el lugar que serviría para dar homenaje a los caídos del bando golpista, el Valle de los Caídos, y tampoco dudó en profanar fosas comunes republicanas y trasladar sus cuerpos al recinto sin contar con la autorización de sus familias. Al parecer, ante la negativa de muchas familias del bando nacional a que se sacasen los cuerpos de sus muertos de fosas comunes ante la imposibilidad de identificar los cadáveres, el Gobierno de la dictadura decidió rellenar el Valle de los Caídos con restos sin identificar de muertos republicanos.

En 1958 ya se adivinaba el final de la construcción del Valle de los Caídos, el mausoleo que Franco ordenó levantar en la sierra madrileña al terminar la guerra y, en muchos casos, rescatar los cuerpos de los franquistas fallecidos en la contienda, correctamente identificados, para trasladarlos al monumental cementerio, se convirtió en misión imposible. Esto fue lo que impulsó a Franco a autorizar, según recoge Público, que se trasladasen cadáveres del bando republicano sin contar con el consentimiento de sus familias.

Restos franquistas y republicanos
El actual abad del Valle de los Caídos aseguró recientemente que unos 35.000 cuerpos, tanto de franquistas como de republicanos, comparten sepultura en el mausoleo y, a la luz de documentos del Ministerio de Gobernación de la época, así parece. Sin embargo, no se trató en absoluto de un gesto de conciliación de la dictadura, sino de una mera cuestión práctica.

Negativa de las familias

Al comenzar las exhumaciones de los caídos, los gobernadores civiles se encontraron con un auténtico problema a la hora de identificar cadáveres en numerosas fosas comunes en las que yacían cuerpos de víctimas de los dos bandos. Ante esta situación, Gobernación emitió una nota en la que destacaba que en esos casos “no es preciso el consentimiento familiar” para hacer los traslados. Pero muchas de las familias de los enterrados en este tipo de fosas, según un informe del Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares, tanto del bando nacional como del republicano, se negaban a las exhumaciones.

Solo se profanaron fosas republicanas

Entonces, el Gobierno franquista decidió seguir con las excavaciones clandestinas solo en las fosas republicanas, respetando los deseos de las familias del bando nacional que no querían el traslado de los restos. Uno de los casos más sonados fue el de Paracuellos del Jarama, lugar que la propaganda fascista había utilizado como símbolo: las familias de los allí fallecidos se negaron al traslado de los cuerpos, porque eran imposibles de identificar, y el asunto saltó incluso a la prensa internacional.

Todo tipo de justificaciones

Al Ministerio de Gobernación llegaron además todo tipo de justificaciones para evitar los traslados. El Obispado de Málaga, por ejemplo, remitió una nota en laque se negaba a enviar los restos de los franquistas enterrados en la cripta de la Catedral alegando que la identificación era imposible. “Están perfectamente conservados [en la cripta] y sobre todo especialmente atendidos en cuanto a la parte espiritual”, alegaba la institución, que añadía que los familiares de las víctimas acudían allí regularmente a rendir homenajes a sus muertos.

Los 35.000 cuerpos

Los cuerpos recabados se enviaron finalmente a toda prisa al mausoleo para su inaugración, y en una nota de octubre de 1958 se detalla que se trasladaron 2.494 cadáveres identificados y 32.001 en cajas colectivas, que se corresponderían con cuerpos recabados en fosas comunes.

Faltan restos en las fosas

Las exhumaciones que actualmente están llevando a cabo muchas asociaciones de memoria de fosas comunes republicanas han demostrado que en muchas de ellas faltan cuerpos, que formarían parte de esos 32.001 cadáveres que están enterrados en el Valle.

Franco gastó mil millones de la época para honrar a los caídos nacionales.

Serían 226 millones de euros actuales

Francisco Franco no reparó en gastos a la hora de honrar a los caídos del bando franquista durante la guerra civil. Según cálculos basados en la documentación del Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares, el Gobierno franquista invirtió en el mausoleo y en las exhumaciones de cadáveres del bando nacional 1.086 millones de pesetas que, recalculado en relación con la economía actual, supondría unos 226 millones de euros.

Los familiares de las víctimas de la guerra que lucharon en el bando republicano siguen a día de hoy buscando a sus muertos en fosas comunes, algo muy distinto de lo que ocurrió con los franquistas fallecidos: en la década de los 50, el dictador no ahorró esfuerzos ni dinero en localizar los cuerpos, exhumarlos y trasladarlos al mausoleo del Valle de los Caídos. Según recoge Público, tras el fin de la guerra, el gobierno de la dictadura se dedicó a elaborar un exhaustivo mapa de las fosas en las que estaban enterrados sus caídos, y no reparo en gastos a la hora de exhumarlos.

La documentación sobre el mausoleo, guardada en el Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares, revela que, según los cálculos efectuados en 1976 por Daniel Sueiro, Franco gastó 1.086 millones de las pesetas de entonces en escribir su propia memoria histórica. Si se extrapola este gasto a la economía actual, la cifra equivaldría a unos 226 millones de euros, algo similar al presupuesto de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, o 30 veces más de lo que costó la construcción del estadio Santiago Bernabéu en 1947.

Barra libre de fondos públicos

La documentación de Gobernación deja entrever que hubo barra libre de fondos públicos en los gastos de la memoria histórica franquista, y se acumulan facturas con detalles de gastos por meriendas para familiares de los enterrados en el mausoleo, comidas en restaurantes, salarios, uniformes y ataúdes. Estos últimos, que fueron diseñados por un arquitecto, costaban entre 141 y 550 pesetas, según fuesen individuales o colectivos (para restos sin identificar), y un recuento anual posterior a la inauguración de Valle hablaba de un pago de 333.033 pesetas en este concepto.

Republicanos en el Valle de los Caídos

Además, la historiadora Queralt Solé revela en uno de sus libros que el Gobierno franquista, ante la oposición de algunas de las familias de su bando que se negaban a trasladar los cuerpos de sus fallecidos a Madrid, decidió abordar algunas fosas republicanas para trasladar también esos restos al mausoleo, una maniobra que se ocultó a la opinión pública y a las propias familias afectadas.

FOSA EN MÉRIDA CON NOMBRES

 

Operarios del Valle de los Caídos almacenan las cajas de los cuerpos trasladados desde 1958. EFE

La profanación franquista de las fosas republicanas

 

Fuente: Publico.es DIEGO BARCALA - MADRID - 20/11/2009 07:00

Franco robó restos de rojos ante la imposibilidad de llenar el Valle de los Caídos con los de su bando.

Después de pasar décadas dejando flores en una tumba profanada, sin saberlo, el profesor Joan Pinyol tiene claro que sobran los motivos para abrir las fosas que todavía ocultan a los republicanos fusilados, como su abuelo. Pinyol supo a través de una reciente investigación de la revista Sapiens que el régimen robó los restos de su abuelo republicano, Joan Colom, para rellenar el cementerio de "héroes y mártires de la Cruzada" habitado por la abadía del Valle de los Caídos, que hoy, 20-N, recordará con una misa la muerte de Franco y José Antonio. Los documentos del Ministerio de Gobernación, a los que ha tenido acceso Público, revelan el porqué de esas profanaciones.

El Gobierno autorizó el traslado de republicanos sin aviso a las familias tras comprobar la dificultad para identificar a sus propios homenajeados. En 1958 se vislumbra el final de las obras y el cementerio está listo para recibir cuerpos. Los gobernadores civiles preguntan entonces a Gobernación qué hacer con las fosas comunes donde los cuerpos yacen amontonados, sobre todo en las zonas donde el frente de guerra acabó con miles de soldados republicanos y golpistas.

El Ministerio, en una circular de mayo de ese mismo año, responde que en esos casos "no es preciso el consentimiento familiar" para el traslado. Un informe consultado por este diario en el Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares relata que "al tratar de llevar a la práctica, los traslados se tropieza con que parte o la generalidad de los familiares de los allí [en las fosas comunes] enterrados, unas veces en campo Nacional y otras del contrario, manifiestan su oposición a las exhumaciones". Como consecuencia, el Gobierno sigue con las exhumaciones clandestinas en las fosas de los republicanos y paraliza las de los franquistas cuyas familias se oponen.

Los cuerpos se envían al Valle a toda prisa para su inauguración y una circular de octubre de 1958 señala que los Gobernadores civiles han concluido que han sido trasladados 2.494 cuerpos identificados y 32.001 en cajas colectivas. La suma de ambos explica que la abadía sostenga que fueran llevados "35.000 cuerpos aproximadamente".

El objetivo fundamental del traslado de la fosa de Paracuellos fracasó un año antes del estreno 

Las exhumaciones practicadas por las familias de las víctimas, con la recuperación de la democracia, demuestran que en muchas fosas faltan cuerpos que presumiblemente pertenecen a esos 32.001 cuerpos.

Uno de los objetivos fundamentales del proyecto fracasó apenas un año antes de su inauguración, en 1959. Los familiares de los asesinados en Paracuellos del Jarama, símbolo de la propaganda franquista, se negaron al traslado. El escándalo saltó a la prensa internacional, que denunció una "manifestación ante Gobernación". El Ministerio responde con circulares a toda España en las que desmiente que "familiares de víctimas de la revolución roja se manifestaran". Matizan que "una veintena" de personas, entre las que estaba el hijo del dramaturgo Pedro Muñoz Seca, reclamaron al Gobierno que no se llevara los cuerpos porque era imposible identificarlos. El director de las obras, Diego Méndez, acude aParacuellos en 1958 y confirma ese extremo. Sólo se trasladarían a la sierra de Guadarrama los restos que pudieron ser identificados

Negativa del Obispado

A Gobernación llegaron justificaciones de todos los ámbitos para impedir el traslado. El Obispado de Málaga envío una carta tres meses antes de la inauguración que asegura que la identificación de los enterrados en la cripta de la catedral "es imposible". El Obispado razona así la negativa al traslado de "miles" de cuerpos: "Están perfectamente conservados y sobre todo especialmente atendidos en cuanto a la parte espiritual". Además, añade que los familiares acuden a la cripta "para tener el consuelo cerca de los que murieron por Dios y por España".

El decreto fundacional de 1940 de la que acabaría siendo la tumba honorífica de Franco estableció dos criterios para el traslado que fueron pasados por alto. Sólo se exhumarían personas despedidas desde la "fe católica" (es decir, en cementerios religiosos) y de "nacionalidad española". Esas acotaciones llevaron a la protesta de los familiares del soldado holandés Roberto Dellemijn, que cruzó a nado la frontera española como voluntario para participar, según su familia, "en la lucha entre la idea de Dios y el comunismo" y murió en el frente en Alcubierre (Zaragoza). Gobernación lo asumió y decidió que se buscasen sus restos para el traslado.


Tenemos el dudoso honor de mantener el único mausoleo fascista que hay en el mundo. El sentido cristiano de la cruz, en este caso, y dado su macabro origen, ha sido superado por el sentido que le daban los romanos a la cruz. El de un símbolo de tortura y un aviso a los enemigos. 

Este monumento es el equivalente moderno a un túmulo donde un jefe guerrero (dejémoslo en jefecillo), se enterró rodeado de los cráneos de sus enemigos. solo por eso habría que dinamitarlo con C4. Desacralización de la cripta, y que las empresas que se lucraron con mano de obra esclava construyéndolo devuelvan lo que robaron. 

Por cierto, no había tantos comunistas en España. solo en vuestros cerebros. Además, en toda europa los comunistas fueron los primeros que lucharon contra el fascismo.
- Xulio Balboa -



 

- REPÚBLICA ASESINADOS - Documentación nunca publicada:

Las fosas que se llevaron a Madrid Valle de los Caídos de ALAVA.

 

 

 

 

       

R E P Ú B L I C A


 


  All rights reserved.  Contact:  info@errepublika.org