REPÚBLICA -  Partidos políticos.

ACCIÓN NACIONAL: Fundado por Ángel Herrera Oria para reunir los esfuerzos de la derecha contrarrevolucionaria, se presentó a las primeras elecciones bajo el eslogan de "Religión, Patria, Orden, Familia y Propiedad", evitando declararse expresamente monárquicos. 

Tras verse comprometidos algunos de sus miembros en la sanjurjada, terminaría por dar paso a Acción Popular.

DERECHA REGIONAL VALENCIANA. Partido fundado por Luis Lucía, de ideología católica y antimarxista, nominalmente republicano pero con ánimo renovador.

C.E.D.A. Siglas de Confederación Española de Derechas Autónomas, lideradas por José María Gil-Robles, que aglutinaba en torno de Acción Popular a movimientos derechistas tales como la Derecha Regional Valenciana, la Lliga catalana y algunos miembros del nacionalismo vasco moderado, aunque su bastión principal estuvo en el interior peninsular. Sin oponerse abiertamente a la República, juguetearon con ciertos tics fascistoides, como las grandes movilizaciones de masas en las que Gil-Robles se hacía aclamar como Jefe, o la organización de las juventudes cedistas, de cierto regusto paramilitar.

RENOVACIÓN ESPAÑOLA. Grupo liderado por Calvo Sotelo, asesinado en vísperas del estallido de la Guerra Civil, en el que se daban cita elementos derechistas y monárquicos abiertamente hostiles a la República.

P.C.E. Partido Comunista Español, escindido del ala más izquierdista del PSOE, tuvo escaso peso en la vida republicana, y sólo durante la Guerra Civil tendría verdadera importancia como organización política. Entre sus dirigentes más destacados cabe señalar a José Díaz y a Dolores Ibárruri Gómez, Pasionaria.

P.S.O.E. Partido Socialista Obrero Español, fundado por Pablo Iglesias en los últimos años del siglo XIX, (por aquel entonces) de ideología marxista, y de enorme peso en la vida republicana. El sindicato ligado al PSOE, la Unión General de Trabajadores, liderada por Largo Caballero, fue, junto con la ácrata CNT, el más importante de la República. Dirigentes suyos fueron primeras figuras de la vida política, tales como Julián Besteiro, Fernando de los Ríos e Indalecio Prieto.

ACCIÓN REPUBLICANA. Fundada durante la dictadura de Primo de Rivera por Manuel Azaña como un punto de encuentro de las diversas tendencias republicanas. Simpatizaron con ella numerosos intelectuales de la talla de Unamuno, A. Machado, Gregorio Marañón o Blasco Ibáñez. En 1929 sufrió una escisión, de la que aparecería el Partido Republicano Radical Socialista, de miras más izquierdistas, con Marcelino Domingo y Álvaro de Albornoz.

DERECHA LIBERAL REPUBLICANA. Partido en el que se dieron cita algunos elementos del caciquismo monárquico, y abogaba por una República muy moderada, apartada de cualquier intento seriamente renovador. Eran sus principales dirigentes Niceto Alcalá Zamora, antiguo ministro alfonsino, y Miguel Maura. Tras su disolución, aparecería el Partido Progresista, también bajo el liderazgo de Alcalá Zamora.

FALANGE ESPAÑOLA. Fundada por José Antonio Primo de Rivera, grupo políticamente muy minoritario (en las últimas elecciones ni siquiera lograron tener un solo diputado en las Cortes), aunque de mayor presencia callejera. Acaso su fama provenga más del uso que de ella hizo el franquismo que de lo que significó en la II República, pues su programa político era claramente revolucionario, muy alejado de lo que posteriormente serían la Falange Tradicionalista de Franco. Fusionados con las Juntas Ofensivas Nacional Sindicalistas de Onésimo Redondo, se constituirían las FE de las JONS, finalmente ilegalizadas por su hostilidad hacia la República. Primo de Rivera acabaría siendo encarcelado y, con el estallido de la Guerra, fusilado.

UNIÓN REPUBLICANA. Partido escindido del lerrouxismo, bajo el liderazgo de Martínez Barrio, tras las aproximaciones del Partido Republicano Radical con la CEDA de Gil-Robles.

PARTIDO REPUBLICANO RADICAL. Fundado en 1908 por Alejandro Lerroux, célebre por su violencia dialéctica, tan atemperada con los años que ya en los comienzos de la República era una opción moderada y burguesa, tanto que fue este partido quien abrió el gobierno a la opción más derechista de Gil-Robles, lo que le hizo sufrir la escisión de su ala más izquierdista, de Martínez Barrio. Tras el desgaste del paso por el poder y el escándalo del estraperlo, terminó muy desacreditado.